Cuando un lapsus tiene mayor significado que un simple olvido.

publicado a la‎(s)‎ 14 sept. 2011 10:02 por Administradora del aula
THE NEW YORK TIMES | J. E. BRODY

Déficit cognitivo. Lo padece entre 10% y 20% de los mayores de 65 años.

¿Quién no ha luchado ocasionalmente con recordar una palabra o el nombre de alguien querido?

Pero para millones de personas con una condición conocida como discapacidad cognitiva tenue, los lapsos para encontrar palabras y recordar nombres a menudo son comunes, a la par de otros desafíos como recordar citas, dificultad para pagar cuentas o perder el tren de pensamiento en plena conversación.

Si bien no es tan severa como el mal de Alzheimer plenamente desarrollado u otras formas de demencia, la discapacidad cognitiva tenue a menudo es un portento de estos desórdenes que roban la mente. Barry Reisberg, catedrático de psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, quien en 1982 describió las siete etapas del mal de Alzheimer, se refiere al desorden tenue como Etapa 3, condición de sutiles déficits de la función cognitiva que, sin embargo, le permite a la mayoría de la gente vivir de manera independiente y participar en actividades normales.

Comments