Entrenamiento Mental

Entrenar para agilizar la mente, es la mejor forma para mejorar. Existen programas que se  basan en lo que la psicología moderna denomina: la neuropsicología intervencionista. Una de las corrientes actuales con mejores resultados para la estimulación cognitiva.

A través de estos ejercicios potenciamos distintas funciones, como los sentidos, la inteligencia numérica, la orientación, el lenguaje y razonamiento o las praxis.

Todo ello nos ayuda en la realización y mejora de las actividades diarias.

 

Una de las funciones más importantes es la orientación, que es la capacidad que tenemos para saber dónde estamos, a qué estamos y quién somos.

 

Por ello, desde el punto de vista neuropsicológico, la orientación se divide en temporal, espacial y personal.

 

Otro concepto del entrenamiento serían las Praxias, siendo estas las habilidades motoras adquiridas o  movimientos coordinados con un objetivo concreto como puede ser: vestirse, comer, escribir, etc., o aquellas otros más especiales como dibujar, hacer puzles, etc.,  u otras que se llaman ideatorias y comprenden acciones tan cotidianas como: abrir una lata, coser, batir un huevo, clavar una punta, etc.

 

Los cinco sentidos están relacionados directamente con las gnosias, que son los mecanismos que nos sirven para reconocer estímulos a partir de la información que recibimos por los sentidos. Por lo cual, somos capaces de reconocer las caras de los conocidos, el tacto de las telas, el olor de nuestras comidas o el sabor de cada bebida. Y si alguno de estos canales falla, nuestra comprensión se ve mermada.

 

La relación de las gnosias con el lenguaje es directa, ya que aprendemos hablar gracias a las múltiples informaciones que recibimos desde que nacemos.

 

La atención y la concentración forman la base para que el resto de nuestras funciones mentales trabajen al máximo rendimiento, de ahí que no sea lo mismo oir que escuchar.

 

La atención es la cualidad que nos permite percibir los estímulos que nos interesan de una tarea.  Por ejemplo, si estás haciendo una tortilla, estás atento a lo que necesitas y como lo utilizas, y no a si pasan coches por la calle, si hace frío o si pasa el cartero.

 

Y la concentración, nos permite estar absortos en una tarea durante un tiempo prolongado a  la vez que activamos todas las habilidades de nuestra mente para ser eficaces al cien por cien en lo que hacemos.

Comments