Quienes somos

Hola queridos amigos:
 
Mi nombre es Yolanda, soy la Directora y Coordinadora del Centro.
 
Nuestro proyecto de Aula de Memoria por fin vio la luz a mediados de 2009 con un objetivo fundamental: dar forma a un Aula que sirviera como taller para ejercitar la memoria de las personas mayores que viven en nuestra maravillosa ciudad.
 
No sin mucho esfuerzo, como siempre requieren estas cosas, pero con empeño y muchísima ilusión, como no puede ser de otra forma, trabajamos para mantener un servicio tan necesario para este colectivo.
 
Los avances tecnológicos, farmacológicos y asistenciales han hecho posible que nuestra esperanza de vida en los últimos años haya ascendido de manera vertiginosa, surgiendo la necesidad de nuevos medios  para conciliar la vida de nuestros mayores a esa prolongación de años.
 
Los Centros Geriátricos se adaptaron a los nuevos conceptos que iban surgiendo sobre la necesidad de atender a nuestros dependientes en circunstacias que los familiares ya no podían compartir, la mayoría de las veces por el exceso de trabajo.
 
Los Centros de Dia nos ofrecen la posibilidad de paliar esas horas, que los familiares no disponen por falta de tiempo, para atender a nuestros queridos mayores dependientes.
 
Y ahí es dónde yo aposté por un nuevo concepto. Un centro para personas -no dependientes-, con una vida en soledad, pero con ganas de superarse y de disfrutar del día a día.
 
Así nació el Aula de Memoria el Camino, un lugar entrañable, lleno de cariño, solidaridad y grandes emociones para vivirlas juntos. Un punto de encuentro diario donde superar soledades, duelos, depresiones, etc., al mismo tiempo que ejercitamos la memoria para poder seguir viviendo en contacto con el mundo exterior.

Nuestro Aula hace posible que estas maravillosas personas, al salir de casa, mantengan la conversación, la autonomía de su vida cotidiana (compras-visitas a médicos-estimulación cognitiva-relaciones sociales). En nuestro centro trabajamos cada día para que nuestros mayores, se levanten con la ilusión de hacer algo, de sentirse útiles y de superar retos que, en definitiva, reafirmen su autoestima.
 
Afortunadamente estas ideas ya han tomado forma. Cada día, en distintos horarios, acuden a nuestro Aula personas que habían dejado atrás sus ganas de vivir, de seguir adelante y que ahora han conocido gente, con la que comparten un ratito de su día, olvidando la soledad y la dejadez que les arrastraba a la falta de motivación en todo, y respecto a sus familias.
 
Seguiremos trabajando para que este sitio se convierta en un punto de referencia para la tercera edad en León, con maravillosos proyectos, con nuevas ideas diarias y lo que nunca faltará: todo el amor el mundo que nuestros mayores se merecen cada día.
  
Yolanda González